Kate Eberlen: Quererte no es sólo cuestión de suerte